viernes, 19 de julio de 2013

La magia del Dragón - Relato para Espada y Brujería

Tristán corría portando bajo la capa un orbe de color inusual. Caspian, su maestro le estaba esperando desde hacía ya casi una hora y no era un hombre conocido por poseer demasiada paciencia.
-¿Lo traes contigo? -le preguntó el mentor a lo que el joven aprendiz asintió como toda respuesta -Excelente. Si estás listo para robar un huevo de dragón sin salir carbonizado, estás preparado para ser un Mago con todas sus consecuencias. Acércalo al altar.

Tristán acercó el huevo y vio como Caspian cogía una daga afilada y la levantaba hacia lo alto dispuesto a dejarla caer encima del cascarón. Al joven le recorría un sudor frío. ¿Eso era necesario realmente para convertirse en un mago? ¿Matar a un pequeño indefenso dragón nonato? Se debatía entre proteger el huevo que tanto le había costado conseguir o permanecer quieto y observar el ritual. Cuando el Maestro comenzó a bajar el cuchillo, el joven no lo soportó más y se avalanzó sobre el orbe para protegerlo.

-¡No! ¡Si ha de matar a un ser mágico no quiero ser un Mago! -Estaba al borde del llanto. Caspian sonrió y habló sonriente.
-Un verdadero Mago jamás deja que ocurra.



Este relato se publicó en Facebook, en el muro de Espada y Brujería

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada